Entrenamiento en recuerdo de Antonio Camino en el Janol Do

By 28 diciembre, 2013Crónicas

Desde el fallecimiento de Antonio Miguel Camino, nuestro Maestro Fundador, la Escuela viene realizando año tras año diferentes actos de recuerdo en su memoria; Galas benéficas, entrenamientos privados, entrenamientos compartidos y  exposiciones fotográficas.

Ayer, día 27 de Diciembre, la escuela organizó un entrenamiento privado en el Janol Do Dochang (sede de la escuela) para el cual contactó con varios Maestros que han formado parte de la vida del Maestro Antonio. Dos de ellos, alumnos, competidores, amigos y prácticamente familia suya, pasaron los mejores años de su infancia y adolescencia a su lado, aprendiendo y compartiendo con él momentos dulces y amargos. Dos personas que tras más de 15 años sin practicar artes marciales no dudaron en rescatar sus antiguos trajes a petición de María José Miraime, nuestra Presidenta, y acudir a ese entrenamiento privado para compartir con todos los asistentes las experiencias vividas con Antonio.

También el Maestro Juan Aguilera se sumó al grupo de Maestros que impartieron el entrenamiento, y es que desde que el Maestro Antonio y él cruzaron sus caminos en el mundo del taekwondo, no solo no perdieron el contacto, sino que el Maestro Aguilera, decidió seguirlo en la posterior etapa que Antonio inició en el hapkido, demostrándose con el paso del tiempo, como uno de los alumnos y maestros más fieles a Antonio y su Escuela.

Para los asistentes fue una oportunidad única, ya que pudieron acercarse a la figura del Maestro Antonio a través de las técnicas, los consejos y los sistemas de entrenamiento que los Maestros que impartieron al curso, habían aprendido a su vez directamente del Maestro Camino tras años de entrenamiento.

Al final del acto, el Maestro Francisco “Kiyo” dirigió unas breves palabras a los asistentes con las que intentó transmitir lo mucho que para él había significado Antonio como Maestro y como amigo, extendiendo esta muestra de cariño y reconocimiento a la mujer de Antonio, María Josefa Miraime, y a sus hijas, Nieves y Belén Camino, que organizaron y estuvieron presentes durante el entrenamiento.

Fue un momento emotivo y lleno de recuerdos para aquellos que le conocieron.

Un momento que esperamos revivir nuevamente el año próximo.

Pulsa sobre este enlace para acceder a más fotos del entrenamiento.

Leave a Reply